Procesos

Industrial

Inicio  »  Industrial  »  "Procesos"

Color y protección en superficies de acero

ABCEM – 20/03/2014

Revista Construção Metálica – Edición 112

El revestimiento y la pintura adecuada pueden prevenir la corrosión de estructuras metálicas

Se sabe que muchas estructuras metálicas se han mantenido en uso por largo tiempo, incluso cuando se expone a condiciones adversas. El puente inglés conocido como Ironbridge, construido en 1779 en el condado de Shropshire, Inglaterra, es un ejemplo. Se encuentra en perfecto estado, incluso después de 230 años. En Brasil, algunos ejemplos emblemáticos también confirman la durabilidad del material, como el paso bajo nivel ubicado en el km 95 de la carretera Presidente Dutra, que marca la entrada a la ciudad de Volta Redonda, en Río de Janeiro. Las cercas metálicas de la Línea Roja, en el mismo estado, son otro ejemplo. Hoy en día, el mercado ofrece una amplia gama de recursos para proporcionarle longevidad a las estructuras de acero.

Según el ingeniero Fabio Domingos Pannoni, consultor de Gerdau y Ph.D en recubrimientos y protecciones metálicas, el éxito de una protección depende de tres factores: la clasificación correcta de acuerdo a la agresividad del medio ambiente, la elección de un sistema de protección estandarizado y un diseño detallado. En el caso específico de los edificios, el asunto pasa por el ámbito de la estética y llega a lo funcional, dado que la especificación de una correcta protección es tan importante como la indicación de color para cada tipo de uso. Se debe recordar que el acero que se somete a los ambientes interiores de un edificio presenta un riesgo insignificante de la corrosión, en ese caso la protección no es necesaria. Por otra parte, una estructura expuesta a un entorno agresivo requiere una protección definida, de acuerdo a la vida planificada para la estructura prevista. Los sistemas más comunes son la pintura y galvanizado en caliente…

Si quieres leer el articulo completo da clic aqui

ABCEM – 20/03/2014

Revista Construção Metálica – Edición 112

El revestimiento y la pintura adecuada pueden prevenir la corrosión de estructuras metálicas

Se sabe que muchas estructuras metálicas se han mantenido en uso por largo tiempo, incluso cuando se expone a condiciones adversas. El puente inglés conocido como Ironbridge, construido en 1779 en el condado de Shropshire, Inglaterra, es un ejemplo. Se encuentra en perfecto estado, incluso después de 230 años. En Brasil, algunos ejemplos emblemáticos también confirman la durabilidad del material, como el paso bajo nivel ubicado en el km 95 de la carretera Presidente Dutra, que marca la entrada a la ciudad de Volta Redonda, en Río de Janeiro. Las cercas metálicas de la Línea Roja, en el mismo estado, son otro ejemplo. Hoy en día, el mercado ofrece una amplia gama de recursos para proporcionarle longevidad a las estructuras de acero.

Según el ingeniero Fabio Domingos Pannoni, consultor de Gerdau y Ph.D en recubrimientos y protecciones metálicas, el éxito de una protección depende de tres factores: la clasificación correcta de acuerdo a la agresividad del medio ambiente, la elección de un sistema de protección estandarizado y un diseño detallado. En el caso específico de los edificios, el asunto pasa por el ámbito de la estética y llega a lo funcional, dado que la especificación de una correcta protección es tan importante como la indicación de color para cada tipo de uso. Se debe recordar que el acero que se somete a los ambientes interiores de un edificio presenta un riesgo insignificante de la corrosión, en ese caso la protección no es necesaria. Por otra parte, una estructura expuesta a un entorno agresivo requiere una protección definida, de acuerdo a la vida planificada para la estructura prevista. Los sistemas más comunes son la pintura y galvanizado en caliente…

Si quieres leer el articulo completo da clic aqui