Publicaciones

Desde agujas hasta portaviones

El acero está presente prácticamente en todos los aspectos de la vida diaria.
Construcción

Es muy difícil concebir un escenario de la vida urbana o rural donde no haya al menos un objeto de acero.
Es posible encontrar piezas de acero en gran cantidad y en todas partes en nuestras casas, en nuestra ropa, en las calles y en el campo. El acero está presente prácticamente en todos los aspectos de la vida diaria: la vivienda, el trabajo, la transportación, la alimentación y la salud, por ejemplo. En resumen, pudiera decirse que nada es fabricado, procesado o transportado sin utilizar acero, para comprobarlo vale revisar algunas de sus aplicaciones.
En los hogares pueden verse puertas, muebles, artículos decorativos, utensilios de cocina, cubiertos, llaves de baño, cerraduras y candados, cajas de herramientas y herramientas. En el aspecto personal se emplean navajas de afeitar y alfileres; también los relojes y los broches de ropa pueden ser de acero.
En la industria existen naves, hornos, equipamiento, herramientas y cables de acero también en los electroimanes, en los núcleos de transformadores y en los escudos magnéticos. En las oficinas, las cajas de los elevadores son de este material.
Con acero se construyen viviendas, centros comerciales, escuelas, hospitales, estadios, estaciones, puertas, túneles, y defensas fluviales y costeras, entre otras muchas obras.
En el transporte se usan contenedores y flejes de acero. Los automóviles y camiones usan acero en su fabricación. Los ferrocarriles y los rieles son de acero. Las torres de comunicaciones se pueden construir de acero.
Por tipo de acero, los más usados son el acero al carbono, que constituyen la mayor parte de las estructuras de construcción y la matera prima de maquinas como excavadoras y grúas, carrocerías de automóviles y cascos de buques, incluidos los portaviones.
Los aceros inoxidables se utilizan en tuberías y tanques de petróleo o plantas químicas, en fuselajes de aviones y en la construcción de capsulas espaciales. También se emplean en arquitectura con propósitos decorativos; en encina para fabricación de equipos quirúrgicos e instrumental – agujas por ejemplo – y para fijar o sustituir huesos rotos, ya que resisten la acción de los fluidos corporales. También se utilizan en la fabricación de utensilios de cocina, ya que no oscurecen los alimentos y pueden limpiarse con facilidad.
Fuente: www.revistavector.com.mx

Categorías

  • Eventos
  • Herramientas
  • Publicaciones
  • Sabías que?
  • Semblanzas
  • Sin categoría